Uno de los países asiáticos más indicados para los espíritus aventureros es Myanmar (Birmania). Los viajes a Myanmar cada vez seducen a más turistas pues, aunque es un país que tiene una falta de infraestructuras, cuenta con el atractivo de su cultura y sus paisajes.

Actualmente solo 400.000 turistas visitan el país cada año, el segundo menos visitado después de Brunéi. La llegada en avión es desde Bangkok a la ciudad de Yangón, la más grande y que no concita demasiado interés en el turismo, a excepción del Schwedagon, un templo budista que tiene la pagoda más antigua del mundo.

Lo más interesante de los viajes a Myanmar, el interior

viajar a myanmar

  • Llanura de los 13.000 templos en Bagan: está a unas diez horas en autobús de Yangón, el complejo religioso abandonado de Bagan tiene 2200 templos budistas que quedan de los que llegaron a ser 13.000 templos, estupas y pagodas que se construyeron entre los siglos XI y XII en esta región. Toda una experiencia que merece la pena vivir y al atardecer el paisaje es sencillamente indescriptible.
  • U Bein: en Amarapura una ciudad cerca de Mandalay sobre el lago de Taungthaman está un puente de 1200 metros que se contruyó en madera de teca en 1.851. Este puente peatonal tiene una altura de 4 metros de media sobre el nivel de agua. En los dos extremos existen templos budistas, por lo que no te extrañes si encuentras algún monje budista cruzando entre ambos.
  • Taung Kalat: situado en el cuello de un volcán antiguo y sin saber si está activo o no, es donde se encuentra este monasterio que podemos encontrar en lo alto del Monte Popa. Podemos acceder a él mediante una escalera de 777 escalones, un lugar donde los visitantes pueden encontrarse con un complejo en el cual residen los monjes budistas y puedes ver las cinco pagodas doradas.

Entre sus encantos, destaca el panorama que se divisa, incluyendo el verde oasis que lo rodea, aldeas y el enorme cráter de un kilómetro de diámetro, perteneciente al volcán que creo el cuello volcánico sobre el que descansa el templo.

Los viajes a Myanmar esconden más tesoros, un lugar que parece estar a la sombra de otros destinos de la zona, pero que está adquiriendo muy buena fama. El atractivo de un paraíso no muy explorado hace de él un viaje ideal para los que buscan algo diferente.

Comentarios